Archivos diarios: 9 de febrero de 2014

EL USO DE LAS EMOCIONES EN LA VIDA AFECTIVA

Estándar

emociones4

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL


Aún cuando la importancia e influencia de nuestras emociones sobre el pensamiento, actitud, conductas, percepciones y desempeño social, han sido ampliamente conocidas y desarrolladas por la psicología, sólo en la actualidad se ha vinculado a éstas, el concepto de inteligencia, el cual históricamente ha estado ligado a capacidades de raciocinio lógico, memoria, pensamiento abstracto, habilidades matemáticas, espaciales o aptitudes manuales o perceptivas, relegando el concepto de inteligencia a una capacidad para realizar una tarea específica. De ahí que surgieran preguntas como ¿por qué personas que presentan capacidades altamente desarrolladas y que por ende obtienen altos indicadores de C.I. y que además son exitosos en su profesión, fracasan al aplicar sus capacidades o inteligencia en su vida privada o incluso presentan limitaciones para adaptarse y desarrollar relaciones armónicas con su entorno?

cerebro1

El mapa cerebral de la emoción

Para todos es conocido que el cerebro humano esta constituido por dos hemisferios, pero no todos saben las funciones que ellos cumplen. El hemisferio izquierdo maneja la lógica y todo lo relacionado con ella, es
decir, es el hemisferio del pensamiento analítico, cuantitativo, racional y verbal. El hemisferio derecho es el hemisferio del pensamiento holístico, intuitivo, imaginativo y conceptual, es decir, es el hemisferio de las emociones y la creatividad. El predominio de uno de los hemisferios determina, por consiguiente, las conductas que la persona tendrá al enfrentarse a sí mismo y su medio. Por ejemplo, una persona con predominio del hemisferio izquierdo posiblemente razone todo paso a paso antes de tomar una decisión y busque la mayor cantidad de información posible, a diferencia de una persona con predominio del hemisferio derecho, que posiblemente tome decisiones por lo que siente y no por lo que piensa. Asimismo, una persona con predominio del hemisferio izquierdo, se orienta hacia actividades de carácter científico y una con predominio derecho por actividades de tipo artístico.
Claramente, nuestra sociedad occidental ha privilegiado la utilización del hemisferio izquierdo, a través de una educación de corte científico y una elevada valoración social por las profesiones ligadas a esta área, relegando de paso aquellas vinculadas al hemisferio derecho y, por ende, limitando el  desarrollo de habilidades relacionadas a este hemisferio.
Un ejemplo lo constituye la situación vivida por un músico, quien se acercó a la consulta de un psicólogo, producto de una crisis vocacional. Esta persona de aproximadamente 25 años, poseía cinco años de estudio de flauta traversa en un prestigiado conservatorio. No obstante, sus estudios y logros obtenidos en ello, se sentía frustrado por la poca valoración y proyección que observaba en la profesión que había elegido. Uno de los factores que más lo irritaba, era que en situaciones sociales en donde debía presentarse y comentar a que se dedicaba, él señalaba “yo soy xx y toco la flauta traversa” y la gente le respondía “que bonito, pero ¿en qué trabajas?”.
Ciertamente, hemos tendido como sociedad a desvalorizar la capacidad para actuar con base a nuestra sensibilidad y nuestra intuición, limitando las posibilidades de responder con creatividad a las exigencias o contingencias en que vivimos, entregando respuestas rígidas, mecánicas y frías, en una época que paradójicamente, exige una elevada capacidad de adaptación, dado los constantes cambios producto del desarrollo tecnológico y de las comunicaciones.

emociones2

Las emociones y la vida afectiva

Todo ser vivo es un organismo sensible y, por lo tanto, receptivo a los estímulos del medio ambiente interno y externo. Esta capacidad de ser afectado y de afectar, tiene como efecto un cambio en el estado del organismo que puede devenir en una conducta emitida hacia el medio externo como respuesta. A este movimiento de afectar y ser afectado que ocurre entre el organismo y su medio ambiente, llamamos vida afectiva (Ana María Noé E.).
Nuestros sentimientos más profundos, nuestras emociones, nuestras pasiones y anhelos, están en relación directa con nuestras vivencias y experiencias, ellas nos guían cuando se trata de enfrentar momentos difíciles y tareas demasiado importantes para dejarlas sólo en manos de nuestro intelecto: los peligros, las pérdidas dolorosas, la persistencia hacia una meta a pesar de los fracasos, los vínculos con un compañero o con la familia. Cada emoción nos ofrece una disposición definida a actuar (a responder), cada una de ellas nos señala una dirección que ha funcionado bien para ocuparse de los desafíos repetidos de la vida humana, lo que implica que las emociones han cumplido y cumplen una función adaptativa y de desarrollo de la especie humana.
Para Daniel Goleman, las emociones son en esencia impulsos para actuar, son planes instantáneos para enfrentarnos a la vida que la evolución nos ha inculcado. Así, cada emoción prepara al cuerpo para una clase distinta de respuesta:
• Ira: la sangre fluye a las manos y así resulta más fácil tomar un arma o golpear un enemigo, el ritmo cardíaco se eleva, lo mismo que el nivel de adrenalina, lo que garantiza que se podrá cumplir cualquier acción vigorosa.
• Miedo: la sangre va a los músculos esqueléticos, en especial a los de las piernas, para facilitar la huida. El organismo se pone en un estado de alerta general y la atención se fija en la amenaza cercana.
• Felicidad: aumenta la actividad de los centros cerebrales que inhiben los sentimientos negativos y pensamientos inquietantes. El organismo está mejor preparado para encarar cualquier tarea, con buena disposición y estado de descanso general.
• Amor: se trata del opuesto fisiológico al estado de “lucha o huye” que comparten la ira y el miedo. Las reacciones parasimpáticas generan un estado de calma y satisfacción que facilita la cooperación.
• Sorpresa: el levantar las cejas permite un mayor alcance visual y mayor iluminación en la retina, lo que ofrece más información ante un suceso inesperado.
• Disgusto: la expresión facial de disgusto es igual en todo el mundo (el labio superior torcido y la nariz fruncida) y se trataría de un intento primordial por bloquear las fosas nasales para evitar un olor nocivo o escupir un alimento perjudicial.
• Tristeza:el descenso de energía tiene como objeto contribuir a adaptarse a una pérdida significativa (resignación).
Estas reacciones emocionales y su correlato conductual están modeladas, además, por nuestra experiencia de vida y nuestra cultura.
Nuestras emociones más profundas y duraderas, a las cuales llamamos sentimientos y que constituyen la base de nuestra vida afectiva, son necesidades inherentes al ser humano. El movimiento de la vida afectiva
tiene dos direcciones: hacia la unión y la dependencia afectiva, o hacia la separación e independencia afectiva. Cuando una persona vive sucesivas frustraciones en su movimiento hacia la unión afectiva -no es recibida o es abiertamente rechazada- su reacción puede ser la de resentirse y adoptar la actitud de indiferencia como mecanismo defensivo. Una defensa creada para evitar sentir el dolor generado por la frustración en su necesidad de dependencia afectiva. Esto implica una inhibición o negación de su sensibilidad afectiva, lo que puede traer como consecuencia dificultades para actuar en forma empática, o para generar vínculos profundos y auténticos por el temor al rechazo, generando una inseguridad en sí mismo dada, su percepción de incapacidad de atraer y retener al otro.
Cuando una persona vive sucesivas frustraciones en su movimiento hacia la separación afectiva, puede sentirse culpable de herir y adoptar una actitud de sensiblería exigente y exceso de susceptibilidad en sus relaciones interpersonales, sintiéndose incomprendida y buscando que las personas que la rodean se hagan cargo de su dolor y frustración, no haciéndose responsable de lo que le pasa.
Cuando la persona presenta carencias en una u otra dirección, en lugar de buscar en sí misma la causa de su dolor y darle solución en su interior, busca malhechores en el medio externo que justifiquen su resentimiento. Su tendencia será a percibir un medio hostil, a manipular las relaciones y el medio externo sin un beneficio para nadie.
Por lo tanto, nuestra capacidad para reconocer y manejar nuestras emociones, es vital para lograr un equilibrio en la relación con el medio y en la satisfacción de nuestras naturales y sentidas necesidades de plenitud afectiva.

Componentes de la inteligencia emocional

Para lograr que nuestras emociones jueguen a favor de nosotros y que guíen nuestro comportamiento con el fin de alcanzar mejores resultados, es que se desarrolló el concepto de inteligencia emocional, el cual comprende y se desarrolla en cinco áreas fundamentales de habilidades:
1. Conocer las propias emociones. La conciencia de uno mismo. El reconocer un sentimiento mientras ocurre, es la clave de la inteligencia emocional. Una mayor certidumbre con respecto a nuestras emociones es una buena guía para las elecciones vitales, la falta de esta habilidad nos deja a merced de nuestras emociones. En el proceso de autoconocimiento o autoexploración, es importante tener en cuenta:
• Que es la valoración y no el comportamiento del otro lo que causa nuestra reacción.
• Ser muy conscientes de que nuestra valoración es sólo nuestra.
• Aceptar que las valoraciones están sujetas a cambio.
2. Manejar las emociones. Se basa en la capacidad anterior. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación o melancolías excesivas, se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida, a diferencia de aquellas que poseen un menor control y que, por ende, caen
constantemente en estados de inseguridad. Cuando deseamos orientar nuestro esfuerzo en la solución de un problema que se nos plantea, necesitamos tomar el mando de nuestros pensamientos y emociones, por ello resulta relevante considerar:
• El problema real no es quién está involucrado. El problema real es cómo respondemos.
• El problema real no es que nos moleste el problema. El problema real es cómo me siento.
• El problema real no es cómo ha ocurrido. El problema real es cuándo lo tratamos de resolver.
• Manejar o controlar nuestras emociones no significa ahogarlas o reprimirlas.
3. Automotivación. Las personas que saben controlar la impulsividad y esperar para obtener su recompensa, cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros. Dirigir las emociones para conseguir un objetivo permite mantener los esfuerzos, actuar en forma más creativa y desarrollar, por consiguiente, una mayor productividad y eficacia. El uso productivo de nuestra emoción puede responder a la siguiente cadencia:
• Sintonía de pensamientos e interpretaciones.
• Uso de frases motivadoras y diálogos internos constructivos.
• Sentido del humor.
• Relajación.
• Actividad física.
• Uso de técnicas de resolución de problemas.
• Apoyo en nuestro equipo de personas-soporte.
• Reapreciación de metas y establecimiento de otras nuevas.
4. Empatía. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué
necesitan, es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales. Dentro
de este marco de relaciones interpersonales, algunos indicadores que deben considerarse son:
• Autoapertura: es no hablar desde lo absoluto, sino desde la interpretación que nosotros damos a nuestros datos, siendo sensibles a los sentimientos del otro y cuidando mucho el lenguaje corporal.
• Asertividad: en Gestión de la Inteligencia Emocional, a la asertividad le damos una acepción especial, basada en la habilidad de mantener nuestros derechos, opiniones, creencias y deseos, respetando al mismo tiempo las del otro, lo que contrasta con la agresividad, que no las tiene en cuenta, o la
pasividad, que ignora las propias.
• Escucha activa: en la escucha activa hemos de poner énfasis en desactivar nuestros filtros de recepción, sintetizar las declaraciones del otro, usar frases de dinamización, dar noticia de que somos conscientes de los sentimientos del otro y usar apropiadamente las pistas no verbales de quien se nos
da.
5. Manejar las relaciones.Esto significa saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás y de producir sentimientos en los demás: determinar la capacidad de liderazgo, de popularidad, de eficiencia en las relaciones interpersonales. Para ello resulta útil considerar lo siguiente:
• Separar las personas de los temas.
• Enfocar en intereses y no en posiciones.
• Establecer metas precisas de la negociación.
• Trabajar juntos para crear opciones que favorezcan a ambas partes.
Síntesis
En este artículo hemos expuesto lo relevante que resulta para nuestro desempeño social y nuestro equilibrio interno el uso inteligente de nuestras emociones. Hemos observado la negación de este principio por parte de la sociedad occidental, que ha limitado el desarrollo de habilidades en esta área, a diferencia de las sociedades orientales, en donde su desarrollo y uso se observa más extendido e incluso valorado.
Finalmente, hemos analizado las habilidades requeridas para lograr una sana interacción entre pensamiento, inteligencia y emociones.

Fuentes:
-La inteligencia Emocional. Daniel Goleman (1995).
-Manejo Clínico de los Afectos en la Terapia Gestáltica.Ana María Noé E

Anuncios

En el I.E.S. San José de Cortegana… TAMBIÉN FIRMAMOS CONTRATOS

Estándar

clase1

Comprometerse vivir en

paz y pasárselo bien

Los compromisos existen desde que el ser humano aparece sobre la tierra. “Comprometerse” es dar uno la palabra o prometer que cumplirá un acuerdo. Así los miembros de tal o cual tribu podían vivir en la misma cueva sin molestarse, prestándose cosas o comprometiéndose a prestar ayuda a cualquiera de sus miembros si era atacado por una fiera o por otra tribu de salvajes caníbales…    O sea, el “compromiso” es el gran invento de nuestros antepasados para vivir en armonía, una forma muy inteligente para convivir sin crearse más problemas de los que la vida por sí nos acarrea.

Todos sabemos que nos pasamos la vida firmando contratos… Comprometerse es aceptar un contrato, y un contrato se acepta dando la palabra de que uno está de acuerdo en cumplirlo o incluso se puede exigir la firma de este contrato para que quede constancia legal de obligado cumplimiento y esto, créanme, es una cosa muy seria porque existen terceras personas que conocen y tienen acceso a los términos del contrato y actuaran, en el mejor de los casos como mediadores y en el peor de los casos, como jueces…

Pongo algunos ejemplos que todos conocen: cuando regalamos un anillo de“compromiso” a nuestra amada, nos comprometemos a ser su novio, quererla, respetarla y cuidarla y si ella acepta el compromiso lucirá su anillo con orgullo “señalando” a todos con su dedo anular que está comprometida y que ese amor es recíproco. Algún tiempo después, esos novios se casan y firman un contratoante Dios (casándose por la iglesia) o ante la sociedad (casándose por el juzgado). También existen parejas que no se casan ni por la iglesia ni por el juzgado y que se comprometen seriamente, al respeto mutuo y a la creación de un hogar para ambos en el que serán plenamente felices. Firmamos contratos para pedir una hipoteca y comprar nuestra casa, firmamos contratos para comprar un automóvil a plazos y firmamos un contrato laboral cuando conseguimos un trabajo profesional. Como digo, los seres humanos nos pasamos la vida adquiriendo compromisos y firmando contratos. Y ahora viene lo más importante: En el IES San José de Cortegana  también firmamos contratos.

Como pueden todos imaginar el instituto es una comunidad formada por una“tribu variopinta” de profesores, alumnos, conserjes, empleados de limpieza, otros… y sobre todo los padres que, ahora más que nunca, están implicados en la educación de sus hijos y entran y salen de este recinto que también es suyo… Estamos hablando de la “tribu” más importante y entrañable de una sociedad: la comunidad escolar. Y como en toda tribu, conviven juntos la mayor parte de su tiempo y disponen de un reglamento y normas para trabajar en paz, enseñar, aprender, y tratar de ser felices.

En el I.E.S. San José estamos comprometidos a convivir con educación y buenas maneras, existen compromisos entre profesores y alumnos, entre padres y profesores, entre los alumnos y sus padres… Suelen ser compromisos de palabra, donde el alumno promete cambiar de actitud y portarse bien en la clase so pena de ser amonestado nuevamente o sancionado, donde promete a sus padres que se tomará las clases más en serio, donde los padres prometen a los profesores que hablarán seriamente con sus hijos y donde los profesores se comprometen con los padres a informar puntualmente de la evolución de sus hijos en la escuela…

Y para casos más delicados e importantes disponemos de un COMPROMISO DE CONVIVENCIA en forma de contrato educativo de colaboración familiar en el que padres, alumnos y el centro que los acoge, estampan su firma y se comprometen a cumplir con lo pactado en dicho contrato.

¿Saben para que sirve todo esto?

Para que la escuela sea un sitio de paz donde se garantice a padres, profesores y alumnos que el I.E.S. San José de Cortegana es un territorio de convivencia y una gran oportunidad para el futuro de sus estudiantes.

@ DAVID ROMERO MARTÍN

EL COMPROMISO DE CONVIVENCIA

Estándar

EL COMPROMISO DE UN ALUMNO ES UNA ALTERNATIVA A LA SANCIÓN

solidaridad2

El artículo 12, Decreto 327/2010, de 13 de julio, establece que  las familias tienen derecho a suscribir con el instituto un compromiso de convivencia, con objeto de establecer mecanismos de coordinación con el profesorado y con otros profesionales que atienden al alumno o alumna que presente problemas de conducta o de aceptación de las normas escolares, y de colaborar en la aplicación de las medidas que se propongan, tanto en el tiempo escolar como extraescolar, para superar esta situación.

      Los compromisos de convivencia, igual que otros compromisos, son acuerdos que se establecen entre el centro y el alumnado y en los que participa la familia, con la finalidad de mejorar su integración escolar. Son apropiados para el alumnado que presenta una conducta disruptiva, que incumple esporádica o frecuentemente las normas, pero que no mantiene una actitud de confrontación con el centro y de rechazo del aprendizaje escolar. El objetivo de estos compromisos es conseguir que este alumnado cumpla las normas y se integre en la dinámica escolar ayudándole a reflexionar y a encontrar alternativas a la conducta hasta ahora manifestada.

solidaridad 1

El compromiso es una alternativa al castigo o a la expulsión temporal del centro debido a la reiteración de faltas leves o a la comisión de faltas graves. Frente a un castigo que puede tener efectos secundarios perjudiciales para su integración escolar, se propone la utilización de sanciones que tengan un sentido reparador e incluyente. El compromiso es el elemento organizador del plan para la recuperación educativa de ese estudiante que recoge las medidas para la mejora de la convivencia y para la reparación de su conducta anterior. También contará con las medidas necesarias para el seguimiento de ese proceso: la persona responsable, el tiempo de cada medida, su revisión y la colaboración que se establece con la familia. Asimismo se harán constar las consecuencias negativas de su incumplimiento o las positivas por su adecuado cumplimiento. Por último, el compromiso será firmado por todas las partes implicadas y cada parte tendrá una copia del mismo.

      Las medidas educativas y reparadoras que integran los compromisos de convivencia pueden ser, entre otras, las siguientes:          

 – Actividades de servicio a la comunidadLimpieza del patio o de las zonas ajardinadas durante los recreos o tarde; cuidado y limpieza de los servicios, pasillos o vestíbulo durante los recreos; limpieza de pintadas; cuidado de plantas y arbolado; ayuda a otros compañeros/as; otras.

 – Compromisos académicos: Asistencia diaria y puntual a clase; venir con los materiales necesarios; realizar los deberes y tareas de clase; mantener una actitud y un comportamiento adecuado. Este compromiso se revisará a través de la tarjeta de seguimiento de clase.

– Ayuda al estudio: Asistencia a las clases de Apoyo al Estudio por la tarde durante el periodo de tiempo que se determine.

 – Habilidades Sociales: Asistir al Aula de Convivencia para reflexionar sobre su conducta y/o asistir a unas sesiones puntuales o a un curso de Habilidades Sociales.

OBJETIVOS:

 • Potenciar el carácter preventivo y educador de esta medida.

• Evitar situaciones de alteración de la convivencia.

• Prevenir el agravamiento de las situaciones de alteración de la convivencia.

 • Mejorar la implicación de las familias en la vida del centro.

 • Corresponsabilizar a las familias en la educación de sus hijos e hijas.

 

 PROTOCOLO DE ACTUACIÓN:

  El tutor o tutora podrá suscribir un Compromiso de Convivencia por iniciativa propia, o sugerida por el equipo educativo, o por iniciativa de la familia.

 El tutor o tutora dará traslado al director o directora de cualquier propuesta, con carácter previo a la suscripción del Compromiso, para que éste verifique el cumplimiento de las condiciones previstas en el Plan de Convivencia del centro. Una vez verificadas las condiciones, el director o directora autorizará al tutor o tutora para que lo suscriba.

 En los Compromisos de Convivencia se establecerán las medidas y objetivos concretos que se acuerden para superar la situación de rechazo escolar que presenta el alumnado, las obligaciones que asume cada una de las partes y la fecha y los cauces de evaluación de esta medida. Asimismo, deberá quedar constancia de la posibilidad de modificar el Compromiso, en caso de incumplimiento por alguna de las partes o de que las medidas adoptadas no den el resultado esperado.

  Una vez suscrito el Compromiso de Convivencia, el tutor o tutora dará traslado del mismo al equipo educativo y al director o directora.

 Cada profesor o profesora valorará el comportamiento, positivo o negativo, del alumno o alumna durante su hora de clase, además podrá realizar las observaciones que considere oportunas y dará traslado de todo ello al tutor o tutora.

  En los plazos establecidos en el Compromiso, el tutor o tutora analizará, la evolución del alumno o alumna conjuntamente con la familia, reforzando positivamente el cumplimiento del Compromiso, o cualquier mejora, por leve que sea, e implicando a las familias en todo el proceso.

 Se mantendrán reuniones y otros contactos con la periodicidad que se acuerde con los padres y madres del alumnado implicado, para informarles de la evolución de su hijo o hija en el centro, conocer los avances realizados en los compromisos adquiridos por la familia. De esto quedará constancia escrita y el tutor o tutora lo comunicará al director o directora para su traslado a la Comisión de Convivencia, que deberá realizar el seguimiento del proceso y evaluarlo.

EL PARTE POSITIVO

Estándar

OPORTUNIDAD DE RECTIFICAR

LA CONDUCTA

EL PARTE POSITIVO: 

LA MEJOR MANERA DE ANULAR UN PARTE

El Parte Positivo es una oportunidad para aquellos alumnos que deseen rectificar su conducta y que se les anule un parte de incidencias anterior. Mediante una hoja de seguimiento se intenta corregir conductas disruptivas y evitar sanciones, como la expulsión del centro, por acumulación de partes de incidencias.

conducta de alumnos

Puede ser una herramienta muy útil para utilizarla ante la reiteración de conductas contrarias leves.

Antes de llegar a la expulsión o cualquier otra sanción de un alumno/a por acumulación de partes por conductas contrarias leves se les ofrece a él y a sus padres una alternativa: conseguir un parte positivo para anular un parte de incidencias. Para conseguir un parte positivo es necesario que el alumno/a complete una hoja de observación de conducta semanal (5 días bien en todas las clases). El objetivo es modificar la conducta del alumnado disruptivo en el aula.

Anular partes es lo que les sirve a los/as alumnos/as para motivarse, la realidad dice que no se consiguen tantos pero mientras lo intentan su comportamiento es mejor dentro del aula.

Es necesario que esto esté muy controlado por el tutor/a y por la Jefatura de Estudios, ya que debe de registrarse el número de partes, cuando se entrega y se recoge la hoja de conducta y si se consigue o no el parte positivo. Es por ello, que serán los tutores los que gestionen este proceso, aunque también lo puede proponer la Jefatura de Estudios, así como los padres del alumno/a

Debe comunicarse a la familia que se le va a dar la opción de conseguir el parte positivo para que ésta se implique también en el seguimiento de la conducta del alumno/a.

Si el alumno/a consigue el parte positivo deberá firmarlo y comunicarse a la familia y al Jefe de Estudios.

 DAVID ROMERO MARTÍN

EL BUQUE-ESCUELA IES SAN JOSÉ

Estándar

EL BUQUE-ESCUELA “I.E.S. San José” HA ZARPADO DE SU BASE EN CORTEGANA HACIA LOS CONFINES DE UN NUEVO SISTEMA EDUCATIVO

sanjose2

EDUCAR ES UNA

CIENCIA, ES UNA ESTRATEGIA

DIDÁCTICA Y TAMBIÉN UNA

OBRA DE ARTE

A través de toda la historia de la educación el maestro, encargado de proporcionar conocimientos a los jóvenes del cualquier grupo humano, ha ido confeccionando un “cuaderno de bitácora” en el que ha recogido todos los incidentes de la singladura; el día a día de ese gran viaje por el océano de las ideas, trazando las rutas de miles de años por los mares tempestuosos de la ignorancia, corrigiendo el rumbo y proporcionando las exactas coordenadas para que sus alumnos tengan la oportunidad de vivir una enriquecedora navegación, una maravillosa aventura por el saber y una posibilidad real de llegar a buen puerto.

Con este registro cronológico de la pedagogía a través de los tiempos, todos los navegantes de hoy, hemos adquirido la preparación adecuada para hacer nuestro trabajo en lo que podemos llamar un “barco escuela”.

Nuestro velero podría llamarse el Buque-Escuela “I.E.S. San José” remodelado en los astilleros de Cortegana y dotado de nuevos instrumentos tecnológicos para la navegación y sistemas de comunicaciones adecuados para esta nueva empresa que no es otra que llevar nuestro barco a un desconocido puerto con el que soñamos desde hace mucho tiempo, una suerte de “tierra prometida” que sabemos que existe y que muchos llaman “Nuevo Sistema Educativo”.

El IES San José, dispone de una tripulación desplegada por este navío, un buque que tenemos que mantener a flote como sea porque es nuestro barco, nuestro medio profesional y nuestra forma de vida intelectual. Si el barco se hunde, todos nos iremos al fondo y solodispondremos del tiempo justo para poner a salvo a los alumnos en botes salvavidas, abandonados a su suerte, en medio de un océano tempestuoso a la espera de que sean recogidos por otros barcos más precarios aún que el nuestro…

En esta borrasca política y social que nos toca vivir, con mar de fondo y olas de inútiles protestas y manifestaciones, nos tenemos que desenvolver en lo que queda de éste y en el próximo curso… Pero toda la tripulación de este barco debe saber que su Equipo Directivo ha reflexionado profundamente sobre la situación que padecemos y creemos que con arrojo y valentía es posible lanzarse a la mar y emprender una de las odiseas más extraordinarias de la navegación pedagógica de este siglo. Vamos a demostrarle a la Administración que el IES San José, es un buen barco, con la mejor tripulación, una excelente capacidad de maniobra, buena adaptación a las mareas y con serias posibilidades de alcanzar su destino que, como digo, no es otro que una “nueva escuela del siglo XXI” que está determinada por la inexorable globalización que, obviamente, ya ha provocado sustanciales cambios que requieren nuevas formas y procesos educativos.

Desde el pasado curso 2010-2011, el IES San José forma parte de la red andaluza “Escuela: Espacio de Paz” y ha sido reconocido como “Centro promotor de la convivencia” y esto ha ocurrido porque hemos trabajado duro para hacer de nuestro instituto un centro de referencia en este y en otros proyectos a los que necesitamos incorporarnos cuanto antes para el óptimo desarrollo de las competencias siempre abiertas a la evolución y al cambio. Es verdad que se necesitan “diez cañones por banda y viento en popa a toda vela” pero nuestro barco no es menos y está dotado de cañones audiovisuales,pizarras digitales, plataforma Pasen, wifi en todas las aulas… y una tripulación capaz de enfrentarse a todas las adversidades en esta batalla por la educación que hace años sostenemos. El proyecto lingüístico de centro no podemos olvidarlo si queremos que nuestro instituto siga evolucionando hasta que pueda parecerse, en algo, a lo que fijan los objetivos comunes en materia de educación para todos los países miembros de la Unión Europea, para hacer que el IES San José sea definitivamente considerado como un centro educativo europeo capaz de ofrecer a los alumnos de Cortegana una enseñanza excelente y dotarlos de la preparación adecuada para sobrevivir y prosperar en un mundo, cada vez más complejo, en el que tendrán que vivir su vida.

Ante la “tormenta perfecta” que se avecina para la educación pública en nuestro país, lo que debemos hacer es lo que mejor sabemos, realizar nuestra labor profesional y demostrar, como digo, a la administración educativa que somos un centro de referencia, que hacemos bien nuestro trabajo y que merecemos los recursos adecuados por la consecución de nuestros objetivos y porque científicamente demostramos nuestra productividad.

Para todos nosotros, educar es una ciencia teórico-práctica de repercusión social indiscutible, enseñamos a nuestros alumnos desplegando una panoplia deestrategias didácticas perfectamente evaluables y los hacemos con arte porque nos gusta nuestro trabajo y porque hay que ser todo un artista para captar la diversidad que se representa por sí sola en las aulas.

Toda la tripulación del IES San José, es decir, todos sus enseñantes, contribuimos a que las actividades del centro se desarrollen en un clima de respeto, de tolerancia, de participación y de libertad para fomentar en el alumnado los valores de la ciudadanía democrática para “navegar” por esta vida. Apostamos por esa “nueva educación” como el mejor equipaje para la sociedad que espera a nuestros alumnos y estamos señalando con la brújula un nuevo mundo de enseñanza-aprendizaje.

Por eso hemos dejado atrás la vieja escuela, tan arcaica como inservible en los tiempos que estamos viviendo y hemos puesto rumbo hacia la escuela del siglo XXI, a pesar de que las provisiones son pocas, con intensa marejada social, una política de nubosidad variable y recortes en el horizonte…

Surcando los mares de esta aventura, solo me queda desear a todos mis compañeros que no se queden en tierra, que se sumen a esta epopeya, desearles buena suerte, que las estrellas nos marquen una buena ruta y que los vientos nos sean favorables.

@ David Romero Martín 

NO SON BUENOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA

Estándar

No corren buenos tiempos para la lírica. La crisis económica mundial ha golpeado especialmente a nuestro país y es perfectamente posible que la política de recortes en la Unión Europea nos haga vivir todavía periodos de incertidumbre que se eternicen en el tiempo y que alejen el horizonte que nos habíamos propuesto alcanzar como tarea educativa en el IES San José de Cortegana. Creo que no hace falta recordar que no es solo nuestra escuela sino toda la sociedad española la que padece esta situación que ha determinado un nuevo escenario para nuestra comunidad educativa y ello nos obliga a utilizar toda nuestra inteligencia y energía para seguir manteniendo a flote lo que es nuestro medio de vida y dar un nuevo impulso a nuestro trabajo profesional en beneficio de los alumnos que, por otra parte, son también “sufridores” como nosotros, en su núcleo familiar y social, de esta difícil situación que todos atravesamos. El masivo “bombardeo” mediático al que estamos sometidos a diario y que solo nos ofrece el paisaje de la miseria y la desesperación es, sin duda, solo una pequeña parte de lo que está ocurriendo en el mundo a causa de una depresión económica y financiera que está afectando de sobremanera nuestra forma de vida y nuestras expectativas de futuro. En nuestro país, España, la crisis se ha cebado con los menos privilegiados y todo el sector público parece que se viene abajo, da la impresión de que todo se derrumba a nuestro alrededor… Muchos profesionales de la educación han perdido su trabajo y otros muchos más no podrán acceder durante bastante tiempo a ejercer su profesión en estas condiciones de penuria económica. Mi opinión, como profesor de Historia, es que estamos sufriendo un “ciclo” de reajuste económico y social que va a cambiar la vida de todos nosotros y estoy convencido que viviremos momentos mucho más delicados en la Unión Europea y en todo el mundo. Pero también creo, como  algunos analistas señalan, que el periodo de recuperación podría llegar en unos cinco o seis años, augurando un futuro halagüeño a nuestra comunidad escolar si sabemos hacer nuestro trabajo y se lo demostramos a los gestores públicos, pues los nuevos criterios de eficiencia y rentabilidad en todo el mundo dan una única salida a la escuela pública y nosotros trabajamos en este sector que nos paga según reconozca nuestro trabajo. Estoy convencido de que la escuela pública no puede ser ignorada y mucho menos vencida porque la cultura, la educación y la democracia en un país se miden precisamente por la educación de sus ciudadanos más desfavorecidos, por su nivel de conocimientos en humanidades y tecnologías y por sus capacidades para incorporarse a un mercado laboralmucho más amplio… Y esto lo tenemos que hacer nosotros en condiciones de inferioridad, con escasos recursos y compitiendo con el negocio privado de la educación… Así son las leyes del mercado y así se desenvuelve esta suerte de “selva económica” en la que desarrollamos nuestro trabajo y donde tendrán que vivir nuestros hijos. Podemos hacerlo y lo vamos a hacer como lo hacen en todos los países del entorno político y económico al que pertenecemos. Hemos comenzado, pues, este curso 2012-2013 con carencias significativas, ya conocidas por todos, en lo que a personal docente y partidas económicas se refiere, lo que supone que hacemos y tendremos que hacer nuestro trabajo con dificultades añadidas tan importantes como la drástica disminución de fondos para el mantenimiento y funcionamiento de nuestro instituto. Como sabéis, somos cuatro profesores menos contratados y el aumento de dos horas lectivas obligó a reorganizar nuestro trabajo para cubrir todas las necesidades que se presenten. Este centro escolar tiene que seguir funcionando con las nuevas líneas marcadas y con los medios disponibles porque no estamos hundidos y nada ni nadie podrá despojarnos de nuestra dignidad profesional ni del trabajo que mejor sabemos hacer. Sin embargo, a pesar de la situación, debemos ser optimistas porque somos un gran equipo de profesores capacitado para llevar a cabo todos nuestros proyectos. Haremos nuestro trabajo en un ambiente agradable y alejado del discurso depresivo reinante porque la propia belleza de esta obra de arte que es enseñar nos permitirá percibir que somos muy afortunados por seguir ejerciendo nuestra labor profesional a la espera de otros tiempos mejores que tendrán que llegar según las lógica de los acontecimientos políticos, económicos y sociales. No nos daremos por vencidos y pondremos en marcha toda nuestra capacidad de organización y trabajo, toda nuestra inventiva, todo nuestro espíritu pedagógico y todo nuestro entusiasmo para demostrar que el IES San José de Cortegana es y seguirá siendo un punto de referencia en la escuela pública porque nuestro equipo de profesores tiene clase y estilo de sobra para seguir en pie y cumplir nuestro propósito aún en las peores circunstancias… 

@ David Romero Martín

EN EL TERRITORIO DE LA ESCUELA

Estándar

Un instituto de secundaria podría perfectamente definirse como un territorio ocupado preferentemente por humanos adultos con conocimientos especializados y una mayoría de humanos adolescentes que tienen que prepararse; adquirir conocimientos, habilidades sociales y otros muchos valores que conformarán su equipaje para la gran aventura de la vida.

En este territorio también entran y salen los padres, enormemente preocupados por el futuro de sus hijos; trabajan otros empleados de la administración y los encargados de la cafetería… Así que podría decirse que cada uno de estos “habitantes”, de una u otra manera, se trae el hogar al instituto y también se lleva el instituto a casa. Por eso la comunidad educativa no se reduce solo a los estrictos límites del IES San José sino que abarca mucho más allá, comprometiendo a toda la sociedad de esta parte de la comarca.

Fachada Ed Antiguo

Convivir en un sitio como este, no debería ser nada difícil, de hecho no lo es, ya que en nuestro centro se reúnen todas las condiciones idóneas para hacerlo. Pero es ese otro territorio mucho más extenso, ese “mundo de afuera” que espera a todos estos jóvenes de secundaria el que es demasiado duro y a veces cruel con los que carecen de los conocimientos adecuados para salir a buscarse la vida; obtener un buen empleo, conseguir un sitio donde vivir y atreverse a la gran responsabilidad de crear una familia. No hace falta tener mucha imaginación para pensar en las dificultades que encontrarán a lo largo de su existencia… El paisaje social de nuestro instituto ha cambiado porque la sociedad que nos rodea no es la misma, lo que nos obliga a los profesionales de la educación a diseñar nuevas estrategias de aprendizaje y de gestión de la convivencia.

Además en nuestro centro conviven alumnos y alumnas de distintos pueblos y aldeas, distintas clases sociales y distintas inquietudes y motivaciones. Creemos que esta diversidad es enriquecedora y defendemos el derecho de todos a recibir una educación de calidad solventando todos los problemas de convivencia y salvando todos los obstáculos que la vida en común trae consigo.

Con nuestro nuevo Plan de Convivencia queremos construir el paisaje de paz y sosiego necesarios para enseñar y aprender. Su equipo directivo, sus profesores, los padres y los alumnos están involucrados en este proyecto que eleva por encima de todas las asignaturas a la de “VIVIR EN ESTE CENTRO”. En los últimos cursos en el I.E.S. San José estamos diseñando y poniendo en práctica un buen número de estrategias que nos ayuden a conseguir ese objetivo. Partes positivos, compromisos educativos y de convivencia, mediación escolar, taller de habilidades sociales y trabajos en beneficio de la comunidad,  nos ayudan también conseguir otra de nuestras metas: la excelencia educativa.

Con nuestro proyecto de mediación escolar, por ejemplo, queremos demostrar que a través del dialogo y el razonamiento lógico es posible solucionar conflictos; rechazamos de plano la violencia tanto física como verbal y no vamos a permitir que se vulnere el derecho de todos a una enseñanza de calidad.

Pero todas estas estrategias son ineficaces sin la complicidad y colaboración de las madres y padres de nuestros alumnos. Es por ello, que también estamos trabajando para mejorar esa coordinación que se antoja imprescindible para converger en el objetivo de educar a nuestros hijos y alumnos. La comunicación, a través de “sms” y correo electrónico, de las faltas injustificadas de asistencia y partes de incidencias son un buen método para mejorar la comunicación entre el centro y las familias. También la creación de las figuras de los delegados de padres de cada grupo puede ayudarnos a mejorar esa necesaria coordinación. Sin embargo, la participación de los padres y madres en las “ampas” es todavía escasa y es, sin duda, una asignatura pendiente que debe ser aprobada en los próximos cursos.

Desde hace miles de años, la principal preocupación de los padres, de un grupo humano o de un pueblo, ha sido siempre la educación de los hijos; la adquisición de conocimientos para que los jóvenes se hicieran adultos y capaces de buscar por sí mismo su sustento, de sobrevivir en un mundo hostil y de cuidar de sus padres cuando fueran ancianos. Esa era la única “rueda de la vida”. Nuestra preocupación ahora es que todos los alumnos disfruten de esta gran oportunidad de convivir en armonía en estos años de preparación para salir al mundo y tratar de vivir una vida plena. Los padres y los profesores deben recordar a sus hijos y alumnos que la sociedad que les aguarda, dispone de leyes y que su desconocimiento no exime de culpa.

En el IES San José tenemos unas normas de convivencia que hay que respetar y hacer cumplir también, siendo una forma inteligente y amable de representar la vida “de afuera” ateniéndonos a las reglas del juego.

David Romero Martín (Jefe de Estudios del IES San José)

© copyright (Todos los derechos reservados para artículos firmados por el profesor David Romero Martín)