Archivo de la categoría: COMPROMISO DE CONVIVENCIA

En el I.E.S. San José de Cortegana… TAMBIÉN FIRMAMOS CONTRATOS

Estándar

clase1

Comprometerse vivir en

paz y pasárselo bien

Los compromisos existen desde que el ser humano aparece sobre la tierra. “Comprometerse” es dar uno la palabra o prometer que cumplirá un acuerdo. Así los miembros de tal o cual tribu podían vivir en la misma cueva sin molestarse, prestándose cosas o comprometiéndose a prestar ayuda a cualquiera de sus miembros si era atacado por una fiera o por otra tribu de salvajes caníbales…    O sea, el “compromiso” es el gran invento de nuestros antepasados para vivir en armonía, una forma muy inteligente para convivir sin crearse más problemas de los que la vida por sí nos acarrea.

Todos sabemos que nos pasamos la vida firmando contratos… Comprometerse es aceptar un contrato, y un contrato se acepta dando la palabra de que uno está de acuerdo en cumplirlo o incluso se puede exigir la firma de este contrato para que quede constancia legal de obligado cumplimiento y esto, créanme, es una cosa muy seria porque existen terceras personas que conocen y tienen acceso a los términos del contrato y actuaran, en el mejor de los casos como mediadores y en el peor de los casos, como jueces…

Pongo algunos ejemplos que todos conocen: cuando regalamos un anillo de“compromiso” a nuestra amada, nos comprometemos a ser su novio, quererla, respetarla y cuidarla y si ella acepta el compromiso lucirá su anillo con orgullo “señalando” a todos con su dedo anular que está comprometida y que ese amor es recíproco. Algún tiempo después, esos novios se casan y firman un contratoante Dios (casándose por la iglesia) o ante la sociedad (casándose por el juzgado). También existen parejas que no se casan ni por la iglesia ni por el juzgado y que se comprometen seriamente, al respeto mutuo y a la creación de un hogar para ambos en el que serán plenamente felices. Firmamos contratos para pedir una hipoteca y comprar nuestra casa, firmamos contratos para comprar un automóvil a plazos y firmamos un contrato laboral cuando conseguimos un trabajo profesional. Como digo, los seres humanos nos pasamos la vida adquiriendo compromisos y firmando contratos. Y ahora viene lo más importante: En el IES San José de Cortegana  también firmamos contratos.

Como pueden todos imaginar el instituto es una comunidad formada por una“tribu variopinta” de profesores, alumnos, conserjes, empleados de limpieza, otros… y sobre todo los padres que, ahora más que nunca, están implicados en la educación de sus hijos y entran y salen de este recinto que también es suyo… Estamos hablando de la “tribu” más importante y entrañable de una sociedad: la comunidad escolar. Y como en toda tribu, conviven juntos la mayor parte de su tiempo y disponen de un reglamento y normas para trabajar en paz, enseñar, aprender, y tratar de ser felices.

En el I.E.S. San José estamos comprometidos a convivir con educación y buenas maneras, existen compromisos entre profesores y alumnos, entre padres y profesores, entre los alumnos y sus padres… Suelen ser compromisos de palabra, donde el alumno promete cambiar de actitud y portarse bien en la clase so pena de ser amonestado nuevamente o sancionado, donde promete a sus padres que se tomará las clases más en serio, donde los padres prometen a los profesores que hablarán seriamente con sus hijos y donde los profesores se comprometen con los padres a informar puntualmente de la evolución de sus hijos en la escuela…

Y para casos más delicados e importantes disponemos de un COMPROMISO DE CONVIVENCIA en forma de contrato educativo de colaboración familiar en el que padres, alumnos y el centro que los acoge, estampan su firma y se comprometen a cumplir con lo pactado en dicho contrato.

¿Saben para que sirve todo esto?

Para que la escuela sea un sitio de paz donde se garantice a padres, profesores y alumnos que el I.E.S. San José de Cortegana es un territorio de convivencia y una gran oportunidad para el futuro de sus estudiantes.

@ DAVID ROMERO MARTÍN

Anuncios

EL COMPROMISO DE CONVIVENCIA

Estándar

EL COMPROMISO DE UN ALUMNO ES UNA ALTERNATIVA A LA SANCIÓN

solidaridad2

El artículo 12, Decreto 327/2010, de 13 de julio, establece que  las familias tienen derecho a suscribir con el instituto un compromiso de convivencia, con objeto de establecer mecanismos de coordinación con el profesorado y con otros profesionales que atienden al alumno o alumna que presente problemas de conducta o de aceptación de las normas escolares, y de colaborar en la aplicación de las medidas que se propongan, tanto en el tiempo escolar como extraescolar, para superar esta situación.

      Los compromisos de convivencia, igual que otros compromisos, son acuerdos que se establecen entre el centro y el alumnado y en los que participa la familia, con la finalidad de mejorar su integración escolar. Son apropiados para el alumnado que presenta una conducta disruptiva, que incumple esporádica o frecuentemente las normas, pero que no mantiene una actitud de confrontación con el centro y de rechazo del aprendizaje escolar. El objetivo de estos compromisos es conseguir que este alumnado cumpla las normas y se integre en la dinámica escolar ayudándole a reflexionar y a encontrar alternativas a la conducta hasta ahora manifestada.

solidaridad 1

El compromiso es una alternativa al castigo o a la expulsión temporal del centro debido a la reiteración de faltas leves o a la comisión de faltas graves. Frente a un castigo que puede tener efectos secundarios perjudiciales para su integración escolar, se propone la utilización de sanciones que tengan un sentido reparador e incluyente. El compromiso es el elemento organizador del plan para la recuperación educativa de ese estudiante que recoge las medidas para la mejora de la convivencia y para la reparación de su conducta anterior. También contará con las medidas necesarias para el seguimiento de ese proceso: la persona responsable, el tiempo de cada medida, su revisión y la colaboración que se establece con la familia. Asimismo se harán constar las consecuencias negativas de su incumplimiento o las positivas por su adecuado cumplimiento. Por último, el compromiso será firmado por todas las partes implicadas y cada parte tendrá una copia del mismo.

      Las medidas educativas y reparadoras que integran los compromisos de convivencia pueden ser, entre otras, las siguientes:          

 – Actividades de servicio a la comunidadLimpieza del patio o de las zonas ajardinadas durante los recreos o tarde; cuidado y limpieza de los servicios, pasillos o vestíbulo durante los recreos; limpieza de pintadas; cuidado de plantas y arbolado; ayuda a otros compañeros/as; otras.

 – Compromisos académicos: Asistencia diaria y puntual a clase; venir con los materiales necesarios; realizar los deberes y tareas de clase; mantener una actitud y un comportamiento adecuado. Este compromiso se revisará a través de la tarjeta de seguimiento de clase.

– Ayuda al estudio: Asistencia a las clases de Apoyo al Estudio por la tarde durante el periodo de tiempo que se determine.

 – Habilidades Sociales: Asistir al Aula de Convivencia para reflexionar sobre su conducta y/o asistir a unas sesiones puntuales o a un curso de Habilidades Sociales.

OBJETIVOS:

 • Potenciar el carácter preventivo y educador de esta medida.

• Evitar situaciones de alteración de la convivencia.

• Prevenir el agravamiento de las situaciones de alteración de la convivencia.

 • Mejorar la implicación de las familias en la vida del centro.

 • Corresponsabilizar a las familias en la educación de sus hijos e hijas.

 

 PROTOCOLO DE ACTUACIÓN:

  El tutor o tutora podrá suscribir un Compromiso de Convivencia por iniciativa propia, o sugerida por el equipo educativo, o por iniciativa de la familia.

 El tutor o tutora dará traslado al director o directora de cualquier propuesta, con carácter previo a la suscripción del Compromiso, para que éste verifique el cumplimiento de las condiciones previstas en el Plan de Convivencia del centro. Una vez verificadas las condiciones, el director o directora autorizará al tutor o tutora para que lo suscriba.

 En los Compromisos de Convivencia se establecerán las medidas y objetivos concretos que se acuerden para superar la situación de rechazo escolar que presenta el alumnado, las obligaciones que asume cada una de las partes y la fecha y los cauces de evaluación de esta medida. Asimismo, deberá quedar constancia de la posibilidad de modificar el Compromiso, en caso de incumplimiento por alguna de las partes o de que las medidas adoptadas no den el resultado esperado.

  Una vez suscrito el Compromiso de Convivencia, el tutor o tutora dará traslado del mismo al equipo educativo y al director o directora.

 Cada profesor o profesora valorará el comportamiento, positivo o negativo, del alumno o alumna durante su hora de clase, además podrá realizar las observaciones que considere oportunas y dará traslado de todo ello al tutor o tutora.

  En los plazos establecidos en el Compromiso, el tutor o tutora analizará, la evolución del alumno o alumna conjuntamente con la familia, reforzando positivamente el cumplimiento del Compromiso, o cualquier mejora, por leve que sea, e implicando a las familias en todo el proceso.

 Se mantendrán reuniones y otros contactos con la periodicidad que se acuerde con los padres y madres del alumnado implicado, para informarles de la evolución de su hijo o hija en el centro, conocer los avances realizados en los compromisos adquiridos por la familia. De esto quedará constancia escrita y el tutor o tutora lo comunicará al director o directora para su traslado a la Comisión de Convivencia, que deberá realizar el seguimiento del proceso y evaluarlo.