Archivo de la etiqueta: director del IES San José

Reconocimiento del Delegado de Educación, Vicente Zarza Vázquez, a las alumnas distinguidas con los Premios Extraordinarios del pasado curso

Estándar

    ( Noticia 06 Enero, 2017 )

La Junta les reconoce sus expedientes del curso 2015/16.

 

foto-delegado-educacion-premio-extraordinario-enero-17

 

 

Tres estudiantes onubenses han sido galardonadas con los Premios Extraordinarios de Bachillerato y Enseñanzas Profesionales de Música que otorga la Consejería de Educación, con el objetivo reconocer a los mejores expedientes académicos del curso 2015/16.

 

La distinción ha recaído en Silvia Soriano, alumna del IES San José de Cortegana, Lorena del Rocío Martín, alumna del IES Doñana de Almonte y Clara Morillo, del Conservatorio Javier Perianes de Huelva, en la especialidad de Violín.

 

El delegado territorial de Educación, Vicente Zarza, ha manifestado que con la concesión de estos premios la Junta de Andalucía reconoce públicamente “los excelentes resultados académicos de los alumnos, su esfuerzo y dedicación, así como el buen trabajo docente realizado por los centros”.

 

Enlace a la noticia:

http://www.huelvainformacion.es/huelva/onubenses-premios-Bachillerato-Ensenanzas-Musica_0_1097290440.html

ACTO DE GRADUACIÓN 2016

Estándar

El pasado 31 de mayo de 2016, en el Teatro Capitol de Cortegana, se celebró el acto de graduación del alumnado de 2º de Bachillerato, Promoción 2014-2016. Fue un acto muy entrañable y emotivo para los alumnos, las familias y los profesores.

A continuación os dejamos algunas fotos  y el discurso que el  Director del IES San José, David Romero Martín, pronunció en el acto.

¡ENHORABUENA A TODOS!

 

 

 

IMG_0027 IMG_0042 IMG_0090 IMG_0040

 

 

 

Discurso del Director. Acto de Graduación de 2º de Bachillerato (Promoción 2014-2016)

 

Salvo casos muy aislados de santidad, el ser humano es el animal más peligroso de todas las especies que hay en la Tierra. Ya dejó por escrito el comediógrafo latino Plauto, en el año 200 antes de Cristo, que el hombre es un lobo para el hombre… Una buena metáfora de que el estado natural del ser humano es la lucha continua contra su prójimo. El  significado que encierra esta frase de Plauto me invita, como ser humano y profesor, a  reflexionar  sobre  los pliegues de la condición humana, a saber de sus miserias…  y a apostar decididamente  por su mayor grandeza: la razón.

 

La razón es la facultad del ser humano para identificar conceptos, cuestionarlos, hallar coherencia o contradicción entre ellos… y en estas tareas, el profesor debe desempeñar una  labor de estímulo crucial, alentar la curiosidad del alumno, enseñarle a desarrollar y vivir el amor a la verdad, porque esta lleva consigo el deseo de saber y aprender.  Es por eso que en este centro apostamos por el papel protagonista del docente como transmisor de conocimientos y no como un mero guía en el proceso de enseñanza-aprendizaje que lo sitúa en la periferia del mismo, como si Internet, las nuevas tecnologías o la mera intuición del alumno pudieran sustituirlo.  El objetivo y la voluntad de vuestros profesores ha sido transmitiros el amor por el trabajo bien hecho  y  enseñaros que no existe otro camino para alcanzar el éxito que no pase por el esfuerzo y la constancia. En este sentido, sirva este discurso también como  reconocimiento a todo el profesorado del IES San José.

 

Como veréis, lo característico del lenguaje humano no solo es expresar emociones como miedo, preocupación o alegría, sino conformar una especie de relato que explique el mundo en el que vivimos. Intentamos mostrar una suerte de fotografía que ilustre nuestro discurso para que  así nos entiendan mejor. Desplegamos siempre todo un arsenal semántico para decir lo que queremos transmitir. Dicen los filósofos que lo que hacemos es objetivar un mundo repleto de seres y de cosas… y toda esa gente, todos los seres y todas las cosas, viven, son o están con o alrededor de nosotros… Ese es nuestro mundo… Eso es lo que habéis aprendido aquí, con nosotros, en el tiempo transcurrido desde que llegasteis a este instituto, hasta este momento en el que mediante este acto de despedida intentamos decir algo que creemos solemne… Algo que no deberíais olvidar…   

 

Esa competencia comunicativa nos sirve ahora para la despedida. Porque para asimilar, comprender lo que se aprende y para expresar o decir, fue necesario primero aprender a escuchar a los profesores. Eso es algo que habéis incorporado a vuestros conocimientos en este instituto nuestro. En esta escuela que ahora será vuestra para siempre… Es gracias a la riqueza de nuestra lengua y de toda nuestra producción científica, cultural y artística, que hoy podemos sentirnos discretamente más humanos que el resto de las especies,  y ahora que vais a viajar por una selva mucho más grande y peligrosa, nos sirve incluso para recordaros, con la célebre frase de Plauto, que no bajéis la guardia.

 

Ese animal depredador que es el ser humano es el que reina en la jungla de asfalto. Un complejo y extraño universo de seres que se rigen por las leyes del espectáculo creadas por los sistemas de Gobierno… Y  lo que es peor y más peligroso: estas “fieras humanas” actúan según las leyes naturales de la supervivencia.  

 

Este Director vuestro podría contaros un cuento de hadas como despedida… pero somos vuestros profesores, hemos invertido demasiado tiempo y mucho trabajo en vosotros para no deciros la verdad, para no mostraros un mundo de realidades independientes, de relaciones sociales complejas y de una extraordinaria violencia… El que no se conmueva con un noticiero de la televisión, con sus crímenes y genocidios, ya no sería ni una fiera, ni de condición animal siquiera… sino un zombi, un pobre idiota que se comporta como un autómata…

 

Ya sois adultos y os vais a incorporar a un mundo real que nada tiene que ver con el dulce hogar, la protección de los padres o la tutela intelectual de vuestros profesores…Vais a ser gobernados, observados y estudiados a través de las redes sociales, inspeccionados, espiados, sometidos a la ley, dirigidos y regulados sin que os deis cuenta, adoctrinados, sermoneados, clasificados, verificados, censurados y engañados hasta la saciedad…

 

Para esos depredadores que os he descrito, no sois otra cosa que una anotación en un sistema informático, un individuo tasado, medido, evaluado, numerado, autorizado, pero, ante cualquier pequeño error que cometas, serás amonestado, prevenido, reformado, reajustado y corregido. Nada ni nadie te librará de ser multado por cualquier cosa por muy absurda que sea… Tendrás que pagar la contribución, pagar cifras desorbitadas por todo: por la casa, por el coche, por la luz, por el agua, por el aire que respiras… porque para todo hay un impuesto. ¿De verdad no lo sabías?  Qué bello es vivir…

 

Quizás ahora comprendáis qué es lo que quería decir el romano Plauto con su frase “el hombre es un lobo para el hombre”… El hombre es un lobo o, como cualquier otro bicho, un depredador. Son el lenguaje y la enseñanza lo que nos hace humanos. Por eso se puede decir con cierta contundencia que la educación comienza con la vida y no acaba sino con la muerte. Hagamos un esfuerzo y seamos inmensamente felices pues, parafraseando los versos de José Agustín Goytisolo,  “La vida es bella, a pesar de los pesares”…

 

Así que mi consejo no puede ser otro que preparéis vuestras armas y  abráis bien los ojos para que no os pillen desprevenidos…  Será mejor que os orientéis bien en vuestra gran aventura a lo desconocido. Mantened siempre el rumbo y no olvidéis que las aguas están repletas de piratas, saqueadores y  tiburones…Y si perdéis vuestra brújula, seguid la dirección del viento. Incluso en los peores momentos, con el viento a favor se llega siempre a buen puerto.

 

Señoritas y caballeros, bromas y exageraciones a parte, que la suerte os acompañe siempre y que los dioses os sean favorables. Teorías de la Educación hay muchas pero el resultado final debería ser siempre el mismo: preparar a nuestros alumnos para que afronten la vida con valentía y consigan el éxito que sin duda se merecen. Ese es el sublime acto de transmitir conocimiento.

 

Por favor, no nos olvidéis… Nosotros, los profesores de este Instituto, os hemos entrenado para que salgáis ahí fuera y conquistéis el mundo.

 

 

David Romero Martín (Director del IES San José)

Cortegana, 31 de mayo de 2016

IMG_0029

Discurso de despedida al 2º de Bachillerato. Promoción 2014-2015.

Estándar

Discurso de despedida de la promoción de 2º de Bachillerato

(Curso 2014/2015)

 

Hoy es un día importante para todos nosotros. Lo es para los que habéis conseguido esta titulación y lo es también -no os quepa duda- para los profesores implicados en vuestra formación, así como para vuestras familias. Es un día grande también para mí porque, por primera vez, me dirijo a vosotros en este acto como Director de esta institución educativa.  Así que lo primero que me pregunté ante la cercanía de esta despedida es “¿Qué debo decir a los alumnos que dejan este instituto, quizás, para no volver nunca más?”

 

No me quería conformar con cualquier discurso protocolario para salir del paso como si una entrañable despedida fuera un apuro o un vulgar compromiso que hay que solventar. No, en absoluto… La mayoría de los alumnos aquí convocados, estáis a punto de conseguir el título de Bachillerato. Hubo un tiempo, no muy lejano, en que ello otorgaba a los bachilleres el tratamiento de “Don” y “Doña”,  por tanto, era un logro muy importante hasta hace muy poco tiempo… Tratamiento que significaba respeto hacia el que sabe porque el bachillerato tenía como objetivo el dotar al estudiante de las herramientas lingüísticas adecuadas y del conocimiento de varias ramas del saber que eran consideradas indispensables de asimilar para que luego el alumno siguiera siendo alumno; y para que pudiera solventar con éxito el aprendizaje en una carrera o en un oficio que le serviría para ganarse la vida. Por tanto, en nombre de toda la comunidad educativa del IES San José quiero reconoceros el logro alcanzado.

 

En este país en el que vivimos, parece como si hubiera alguien o algo que se hubiera empeñado, o bien en desprestigiar la enseñanza pública, o bien en reducirla a su más mínima expresión… Sin embargo, en este rincón de la Sierra de Huelva, llevamos muchos años trabajando por la dignidad de la enseñanza pública, convirtiéndola en un instrumento eficaz para generar  oportunidades en los jóvenes de cualquier condición social. Desde que en el curso 1961-1962 echara andar el Colegio Libre Adoptado de Enseñanzas Medias “San José”, cuyo primer director fue D. Amadeo Romero Tauler, entre la gente de Cortegana y sus pueblos vecinos se inició un movimiento de cambio de mentalidad que acabó extendiéndose como una mancha, que no fue otra que la vieja idea del saber y la formación como ascensor social. Y así hemos continuado a lo largo de los años, independientemente de los distintos sistemas educativos y enseñanzas que han pasado por nuestro centro. A pesar de los años, esa idea se mantiene y está en nuestro ADN, en nuestra identidad, tanto en la de nuestros profesores como en la de las familias, en definitiva, en toda la sociedad de nuestro entorno.

 

Y este es el gran valor de la enseñanza pública, en general, y de nuestro instituto, en particular. Y es este valor es el que debemos preservar, mantener y, por supuesto, actualizar de cara al futuro. Lo he dicho alguna que otra vez: desde la primera vez que llegué a este centro pensé que este era un instituto serio y en el que se podía realizar un trabajo pedagógico de calidad. Pues bien, siete años después no solo lo sigo pensando, sino que además he tenido tiempo de comprobarlo en primera persona desde la perspectiva aérea que te ofrece la condición de miembro del equipo directivo. Es por ello que no puedo compartir la frivolidad con las que algunos legislan ni con la que algunos desarrollan el sagrado proceso de enseñar y de aprender. Estoy convencido, lo creo firmemente, de que nuestro centro no puede convertirse en un circo, sino que debe seguir prestando a la sociedad de nuestro entorno el servicio público serio que ha prestado durante toda su historia, adaptándose a los nuevos tiempos  y a las nuevas necesidades que exige un mundo cada vez más globalizado y competitivo.

 

Como alumno que he sido, no puedo recomendaros otra cosa que, allá donde vayáis, nunca os dejéis manipular por aquellos que os quieran privar y robar las horas y los días, y la posibilidad de recuperar el tiempo perdido. Esos cínicos, que practican la desvergüenza en el mentir, son los que os impiden ese Carpe diem que el poeta romano Horacio nos transmitió para que nunca olvidásemos que hay que aprovechar el día, en el sentido de no malgastarlo. Porque esos os estarán privando de la verdadera interpretación de ese tópico literario: “aprovecha el día, no confíes en el mañana” pero yo añadiría “hasta que sepas mirar el futuro” y eso es algo que os hemos querido enseñar aquí, en este instituto. De esa mirada quería hablar también. Una mirada hacia el exterior que os permite, al menos, otear el horizonte…

 

En todo este largo periodo de estancia en este instituto, habéis disfrutado, probablemente, los mejores años de vuestra vida, los años más difíciles de la adolescencia, pero los años -sin duda- que os han enriquecido al extremo de convertiros en mujeres y hombres que habéis tenido la privilegiada oportunidad de recibir una educación en valores y las bases de una cultura universal para comprender el mundo. No puedo ni debo ocultaros que el mundo que os espera es mil veces más complejo y extraño que este instituto o los pueblos de esta sierra. Hay todo un universo repleto de sistemas artísticos, científicos, tecnológicos, humanísticos y sociales por descubrir. También es violento, competitivo, muchas veces injusto y, a veces, hasta cruel, y eso también lo aprenderéis. Pero la diferencia sustancial es que a partir de hoy lo haréis solos, sin esa perenne compañía y tutela de vuestros padres y profesores. Ha llegado el momento de convertiros en mayores de edad, en adultos.

 

Quizás hayáis comprendido ya que el bachillerato os ayuda a tener una comprensión global del mundo y de su cultura, y que os aporta una idea general de todo para que podáis situaros en un universo repleto de estrellas a las que podáis mirar con los ojos profundos de la historia, del arte o de la ciencia, con la mirada inquieta y curiosa de un bachiller. También la mirada reflexiva y cauta del que se adentra en una selva o en un desierto, a sabiendas de que está obligado a atravesarlo para llegar al otro lado y encontrar lo que busca… Esa mirada, en realidad, no es más que una puerta abierta a vuestro futuro; un futuro incierto que tenéis que ganar con las armas más poderosas e infalibles que existen y que nosotros, los profesores y las familias, os hemos procurado dar: vuestro conocimiento, vuestra inteligencia y vuestros valores.

 

Si recordamos a William Shakespeare, “las palabras pueden estar llenas de falsedad o de arte; sin embargo la mirada es el lenguaje del corazón”.

 

Y ya, para acabar, solo desearos, de corazón, que consigáis vuestros objetivos y hagáis realidad ese sueño que todos llevamos en nuestra alma, el de tener una vida digna y ser felices.

 

Hasta siempre.

David Romero Martín (Director del IES San José)

Cortegana, 29 de mayo de 2015