DISCIPLINA ASERTIVA

Estándar
DISCIPLINA ASERTIVA

DISCIPLINA ASERTIVA

DISCIPLINA ASERTIVA: El modelo de  Lee y Marlene Canter

El modelo de Lee y Marlene Canter podría ser un híbrido entre la línea restictiva y la positiva, pues es muy estricto en el cumplimiento de las normas y, a la vez, busca crear unas buenas relaciones entre profesores y alumnos.

La disciplina asertiva defiende que se sancionen los comportamientos inaceptables y se refuercen los que sean aceptables por los profesores. La idea es hacer ver al alumno que en todas partes encontrará unas reglas del juego que deben ser conocidas por todos para convivir en cualquier sitio y que “saltarse” esas reglas originan “faltas” y por consiguiente sanciones que tendrá que cumplir. Se trata pues de hacer reflexionar al joven sobre esos conocimientos indiscutibles que casi todos tienen sobre sus deportes favoritos: hay un terreno de juego, con unas líneas marcadas, un listado de reglas y otro de sanciones que conllevan desde una amonestación a la expulsión de la cancha de juego. La autoridad del árbitro no se discute y este actuará según el reglamento sancionando a los infractores. Debe quedar bien claro que para que el “juego” continúe todos aceptarán el veredicto…

En la disciplina asertiva, las reglas del juego las dictan los profesores, ellos y solamente ellos. Por consiguiente no son iniciativa ni de los padres ni de los alumnos.  Nadie puede imponer sus “reglas particulares” para jugar una partida de ajedrez como nadie puede saltarse el código de circulación para comportase en carretera como a alguien le parezca y conducir como le dé la gana…

A pesar de ello, el profesor se manifestaría en el aula con un lenguaje relajado, empleando la máxima cortesía y educación para exponer detalladamente el reglamento, hacer ver la falta cometida y el deber de aceptar la sanción como buen deportista.

Materializar esto en el aula es explicar a los alumnos la obligación de tener deberes, derechos y consecuencias. Es dejar bien claro que todos los alumnos tienen derecho a aprender sin ser molestados y respetar el derecho del profesor a impartir su clase sin ser interrumpido; es “alertar” a los alumnos que toda acción impropia en el aula tendrá sus consecuencias… y debería comenzar el profesor por un principio básico como la puntualidad para estar en el pupitre al comenzar la clase, no hablar sin pedir la palabra y no interrumpir a nadie en el transcurso de la clase.

Asimismo  un profesor sería asertivo cuando es capaz de escuchar y comprender a sus alumnos, antes de excederse al tomar decisiones “punitivas” que lo coloque ante sus alumnos no como a un “juez de línea” sino directamente como a un verdugo…

El primer requisito para implementar el modelo de disciplina asertiva es tener un Proyecto Educativo Institucional y sus reglamentos disciplinarios, entonces ya tenemos un gran marco regulador. Luego en el aula generamos otra normativa que  potencie los comportamientos esperados en el curso (entiéndase levantar la mano antes de hablar, participar activamente en clase, no hablar por teléfono…) dejando en claro cuales serán las consecuencias positivas al cumplir dichas normas y cuales son las consecuencias negativas al no cumplirlas. La palabra clave de estas dos partes será consistencia, el profesor no debe relajarse a la hora de aplicar las medidas que se derivan del cumplimiento e incumplimiento de las normas. Para seguir este modelo debemos ser consistentes. Si hay más de un niño o niña que presente conductas inadecuadas, debemos ser consistentes con todos al aplicar las medidas disciplinarias. Pero esta es claramente tarea de toda la comunidad educativa, por lo tanto es de extrema importancia que nadie de la comunidad rebaje las consecuencias negativas con el fin de parecer amable frente al alumno, nadie debe presentarse ante el alumno sancionado como un profesor guay del paraguay” que perdona por su cuenta al alumno pues estemal profesor, “aparentemente humano y comprensivo” solo logrará confusión y desconcierto entre los alumnos, cargándose él solito” el sistema educativo, empezando por la quiebra del modelo disciplinario asertivo.

agresividad

EL ESTILO ASERTIVO

El profesor asertivo jamás grita ni eleva el tono de voz. Se acerca al alumno en crisis y, en privado, repasa las reglas del juego y le recuerda a su alumno los límites, aplica las consecuencias pactadas en clase y las que correspondan al reglamento escolar. El profesor asertivo es además un referente humano para el alumno, que puede ayudarle porque tiene poder para ello y porque puede transmitir valores morales que servirán a su alumno para vivir en sociedad. La mejor cualidad de un profesor asertivo es que es capaz de crear unas relaciones estudiante-profesor positivas.

El estilo asertivo consiste en que el profesor comunica de manera clara sus deseos y sentimientos a los estudiantes, y dejan clara su disposición a apoyar sus palabras con acciones, si es necesario. Esta manera de proceder garantiza una mayor conformidad con sus exigencias y expectativas, siempre que estas exigencias y expectativas no sean excesivas. Los profesores asertivos establecen límites para sus estudiantes y los aplican. Dan instrucciones explícitas a un niño, como por ejemplo “deja de correr por los pasillos y camina”, o bien,  “deja de escribir en tu mesa o tendrás que limpiarla”.

APLICAR LA DISCIPLINA ASERTIVA

Existen seis pasos que deben seguirse para aplicar la disciplina asertiva:

  1. Crear unas relaciones estudiante-profesor positivas.
  2. Establecer normas o expectativas.
  3. Realizar un seguimiento de la mala conducta.
  4. Utilizar el castigo para que no se sobrepasen los límites.
  5. Implementar un sistema de consecuencias positivas.
  6. Conseguir una fuerte implicación paterna.

PUNTOS FUERTES DE LA DISCIPLINA ASERTIVA

  1. Es sencilla de aplicar.
  2. El profesor ostenta la autoridad de la clase e impone sus valores.
  3. Implica a los padres y a todo el personal escolar en el proceso disciplinario.

PUNTOS DÉBILES DE LA DISCIPLINA ASERTIVA

  1. Este método de disciplina no estimula la autonomía de los estudiantes.
  2. No aborda las causas subyacentes de los problemas de disciplina, como trastornos emocionales o familiares, pobreza, marginación y otros.
  3. Aunque Canter recomienda el uso del refuerzo positivo el poner énfasis en las consecuencias negativas, en realidad es posible que el refuerzo positivo se vea excluido.
  4. Las consecuencias negativas o el castigo fomentan la rebeldía y estimulan precisamente el comportamiento que pretenden eliminar.

Fuente: El orden en las aulas. Recursos para resolver lo problemas de disciplina en clase. Clifford H. Edwards.

David Romero Martín (Profesor de Ciencias Sociales, Geografía e Historia)

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s